Mi rabia es la del viento
cuando se cuela en el patio
la de la mosca al tanteo
del cristal en vano.

Mi rabia es la tuya
cuando ves que no soy él
y tú tampoco eres ella
y no queda cosa que ser.


La rabia es del silencio
que no es tregua sino aviso
cuando nos detesta limpios
y se impide llover.


¡Ah! la rabia es pura rabia
cuando madura y se suelta
como la fruta en la rama
que si no cae no siembra.



Gracias por registrarte en mi blog!

Recibirás un correo de confirmación.